Así es como la muerte de cinco bebés transformó la parroquia y la convirtió en un foco evangelizador

El padre Gus Puleo, del clero de la Archidiócesis de Filadelfia, es párroco de la iglesia de San Patricio, en un barrio con un alto porcentaje de inmigrantes latinos. Conoce sus problemas, sus retos, sus dificultades y también sus esperanzas. Y por ello en el Seminario da clases de español a los seminaristas y les muestra cómo debe ser el contacto con una comunidad católica cada vez más grande.

Pero las peculiaridades de su parroquia van mucho más allá. Por ello, padre Gus no es sólo sacerdote y profesor sino que la necesidad le ha hecho ser médico, enfermero y director de una clínica. Y además todo ello ha servido para mostrar a los seminaristas una realidad que no se estudia en los libros.

Reconocido por la Fundación Templeton
El proyecto que ha realizado en su parroquia la ha dejado por escrito en un texto que está entre lo pastoral y lo científico y que le ha valido el reconocimiento de la prestigiosa Fundación Templeton, que ha decidido dar un premio económico por su obra titulada Asistencia a las necesidades de atención prenatal de mujeres con ayuda de comunidades médicas y seminarios.

Este sacerdote experimentó un fenómeno trágico en su parroquia y con gran tesón ingenio ha sabido dar una respuesta médica, científica y pastoral.

(CONTINÚA LEYENDO AQUÍ)

Deja un comentario

9 + 14 =